cartoononline.com - dibujos animados
Dibujos animados y comics > Personajes cómicos > Cómics Bonelli -

Julia - Las aventuras de un criminólogo

julia kendall

Titulo original: Julia - Las aventuras de un criminólogo
personajes:
Julia Kendall, Alan J. Webb, "Big" Ben Irving, Leonard "Leo" Baxter y Emily Jones
autor: Giancarlo Berardi
Editores:
Sergio Bonelli Editore

País: Italia
AÑO
: Octubre 1998
especie: Cómic amarillo, Suspenso
Edad recomendada: Adolescentes de 13 a 19 años

"Julia Las aventuras de un criminólogo"¿Es el cómic de Sergio Bonelli Editore lanzado en 98 concebido y escrito por giancarlo bernardo, que puedes encontrar en todos los quioscos mensualmente.
El género en el que se ha aventurado el autor es un 'noir' bien conducido y documentado: se inspira en hechos reales del crimen y extrae sus recursos de los estudios criminológicos más actualizados. Este último cruza, haciendo uso de él, disciplinas importantes como la psicología, el psicoanálisis, la antropología, la sociología, las ciencias jurídico-políticas, etc. Cada Albo de la serie consta de unas 130 páginas, frente a las 98 del otro Albi de Bonelli. Esta expansión ha permitido un Berardi para dar un ritmo cinematográfico más incisivo, típico de su estilo. También gracias al uso de un diario -donde el protagonista anota prácticamente todo- a través del cual el lector comprenderá la compleja personalidad de Julia, la realidad que lo rodea, los hechos y las dinámicas de los distintos delitos. julia kendallJulia Kendall Una mujer encantadora de nuestro tiempo en sus treintas (cuyas facciones son similares a las de Audrey Hepburn) y vive en la ciudad imaginaria de Garden City (a cien metros de Nueva York). El expediente de crear una ciudad ficticia -como trasfondo de los distintos crímenes- ha permitido a Berardi explotar un material humano tan rico como heterogéneo y complejo, con el fin de describir las mil facetas de los diferentes estratos sociales sin cometer errores y / o banalizaciones. La protagonista, precisamente una criminóloga de éxito, además de colaborar con la fiscalía para resolver los casos más difíciles, imparte clases de criminología en una prestigiosa universidad local: sus lecciones son muy acertadas, porque al mismo le da un corte interesante y envolvente. los problemas que enfrenta de vez en cuando; también trata de establecer un diálogo con los participantes que vaya más allá de la mera y formal relación profesor-alumno. Al observarla actuar en el campo, de inmediato notamos tenacidad, determinación y meticulosidad, pero los rasgos salientes que caracterizan su trabajo son estos: marcada sensibilidad y capacidad intuitiva. De hecho, en el transcurso de los numerosos y atractivos episodios JuliaMediante una metodología científica y rigurosa, buscará las causas formales y sociales de un delito, pero las ocultas: las razones inconscientes y traumáticas que empujan a un asesino a cometer las mayores atrocidades sobre sus víctimas. Para entenderlo mejor, cito de su diario (episodio N 1, 'Los ojos del abismo'): "Para la policía, un asesino es siempre y solo un culpable. El criminólogo, por otro lado, también está interesado en cuánto fue víctima él mismo. La violencia es siempre el resultado de otra violenciaEsto implica que el criminólogo trata de identificarse con el asesino para predecir sus movimientos. Por eso el propio Berardi, al trazar el perfil psicológico de la protagonista, le gusta definirla como una 'detective del alma'. Descender a los abismos más oscuros de la personalidad del asesino significa embarcarse en un viaje agotador y agonizante; un viaje que encierra muchas trampas y peligros. Sin embargo el coraje La inteligencia de Julia y sobre todo prevalecerá su particular aptitud para querer comprender, y no solo castigar, el carácter obsceno y aterrador de determinadas conductas. Pero quien es Julia ¿en privado? Una mujer independiente y soltera convencida (tras unas infelices relaciones románticas), que vive en una elegante y confortable villa con solo la compañía de su gato Toni y Emily (sobre las que hablaré más adelante). Le encanta el cine (especialmente el de los años 40), la música (también toca el piano) y la literatura (tiene una biblioteca amplia y bien cuidada). Especialmente en los primeros episodios de esta serie la veremos presa de pesadillas y noches de insomnio: secuelas de experiencias traumáticas de su trabajo. Como se mencionó, Julia tiene la costumbre de escribir un diario, gracias al cual se nos dará una idea de sus pensamientos, hasta el punto de capturar la parte más íntima y frágil de esta joven ... así como un poco de su soledad. . Ella y su hermana menor, Norma, que quedaron huérfanas de ambos padres, fueron criadas por su abuela materna, Liliana Osborne (actualmente más de setenta). Norma es una modelo de renombre internacional, siempre en todo el mundo, lejos de sus seres queridos, con problemas de adicción a las drogas a sus espaldas que no han sido completamente resueltos. Las dos hermanas se aman, pero debido a sus respectivos trabajos y al ritmo rápido que ven y escuchan poco. Julia comparte su aprensión hacia Norma con su abuela. La anciana vive en una pensión por conveniencia, le encanta charlar (Julia va a verla tan a menudo como puede) y recordar el pasado, especialmente los días que pasó felizmente con su esposo desaparecido, Walter (arqueólogo de fama mundial). Lillian hace que su sabiduría esté disponible, ofreciendo a su sobrina algo en que pensar para sus propias investigaciones. Como abuela cariñosa y cariñosa, le gustaría verla felizmente casada. Debe ser parte de la vida cotidiana del protagonista. Emily, una mujer negra con un pasado turbulento: ha tenido varios maridos y tantas separaciones como para perder la cuenta; dotada de sentido común, es un tipo agradable, quizás un poco gruñón, y con cierta aversión por "el hombre blanco en el gobierno". Con Julia es muy maternal y protectora (le reprocha no comer lo suficiente y siempre le deja algo preparado). Conociendo los miedos y ansiedades de la joven, muchas veces se queda fuera del horario laboral, con una excusa u otra, para no dejarla sola durante la noche.

EmilyEmily es una presencia sólida, indispensable en la vida y el ámbito afectivo de nuestra amiga. Durante la investigación, Kendall hace uso de la colaboración del investigador privado Leo Baxter (propietario de Baxter Investigation); a pesar de tener un temperamento bastante tranquilo, las escenas de acción y violencia se centran en él. El mismo tiene una actitud irónica e inconformista, a pesar de ello es un profesional atento y preparado: en sintonía con la perspicacia y el método del criminólogo, con ella en perfecta sintonía profesional. También es soltero, tiene una debilidad por las mujeres (especialmente si son negras), por lo que es ampliamente correspondido. Leo y Julia están unidos por una amistad fraterna y duradera, así como por una relación de mutua confianza y estima. Entre las tareas públicas y privadas de las que se ocupa la criminóloga, algunas le son encomendadas por el fiscal jefe del condado, Micheal Robson, un cincuentón de modales educados y especialmente dotado con la capacidad de juntar los elementos de un delito. , para comprender su lógica interna. Además, tiene sus manos en la política, razón por la cual no disfruta de las simpatías del teniente Webb. Alan Webb es otro referente decisivo en la vida profesional de Julia; temperamentalmente es un hombre un poco duro e impaciente, se ocupa de las indagaciones de forma apresurada (como de hecho en las relaciones interpersonales, sobre todo cuando se trata del encantador detective ;-). Debido a un escenario diferente en el campo, los dos están a menudo y voluntariamente involucrados en discusiones animadas, que se divierten con el bondadoso Irvin Ben (también conocido como 'Big' Ben, debido a su enorme tamaño: una clara señal de que su ¡la esposa Rose es realmente una cocinera con todos los adornos!); este último es el ayudante, más que confiable y competente, del teniente. Mientras que el distrito central de la policía lo encabeza Clyde Carter, un hombre negro de unos sesenta años, que destaca por su personalidad serena y decidida. Doctor Trait es quien se ocupa de la autopsia de los cadáveres: sus informes son precisos e infalibles. Pero cómo no gastar unas líneas en el convertible blanco Morgan 4/4 del 67 Julia? Recibida como pago por un trabajo, le causa a la joven multitud de problemas, por lo que le gustaría sustituirla por una máquina menos exigente. Excepto que su mecánico de confianza Nik, a quien se le ha confiado la tarea, envía deliberadamente la comisión de regreso: su opinión es que Julia solo debería aprender a amar esta espléndida joya. Mientras tanto se ocupa de Morgan, según el culto al coleccionista de coches). Entre los muchos episodios recordamos los cuatro libros dedicados a la asesina en serie Myrna Harrod, que tras una terrible sucesión de crímenes, quedará al descubierto. Pero no terminará así, dado que el asesino logrará escapar debido a una apresurada intervención de la policía: la encontraremos en los siguientes episodios, más crueles que nunca, y esta vez con la intención de matar a Julia, por quien ella siente impulsos de un tipo contrastante. Una nota importante a destacar es la apreciable capacidad a través de la cual Berardi se enfoca en los graves conflictos patológicos del asesino en serie, así como en su homosexualidad, sin banalizarlos. De hecho, Julia descubrirá que estos conflictos surgen de la infeliz relación con la figura materna, a quien Myrna no pudo perdonar por haberla abandonado por un hombre, cuando aún era una niña. Con la consecuencia de que este trauma ha degenerado en una forma de atracción sexual mezclada con un sentimiento de odio hacia las mujeres y por ende, en diferentes circunstancias, con actos de violencia homicida. Entre los Albi más exitosos todavía recordamos el número 44, "El espejo del alma", que gira en torno a la reconstrucción de Julia de la muerte de una joven y exitosa músico, Elisa Perht. Incluso en estas páginas el autor, no sin la ayuda del hábil diseñador Claudio Piccoli, que supo dar la expresividad adecuada a los rostros y sobre todo a las miradas, ha logrado a través de las ideas de Julia introducir al lector, de manera inequívoca, a comprensión de la joven y su intimidad: frágil entrelazamiento de miedos y angustias, amor absoluto por la música, sueños, contradicciones, fragilidad y soledad. Además, no debe pasarse por alto la descripción del padre de la víctima, Graham Perht, un hombre frío y exigente, incapaz de darle afecto a su hija. Este mes (abril de 2004) está en el quiosco No. 67, "La llamaron Betsy Blue": es la historia de una linda quinceañera, Elisabeth Frost, excelente en la escuela y actividades deportivas, que muere miserablemente. Las investigaciones relativas al caso sacarán a la luz una serie de fechorías, tales como negar el prestigio y el buen nombre de la escuela; uno de ellos es el uso ilícito de fotografías tomadas a escondidas en los vestuarios de las niñas. La narración se mueve de tal manera que hace caer las sospechas sobre varios sospechosos, solo al final descubriremos al culpable: el aparentemente más inofensivo e inesperado

Reseña de Helga Corpino

El personaje, los nombres, las imágenes y las marcas registradas de Julia son copyright Sergio Bonelli Editore 1998 - Giancarlo Berardi y se utilizan aquí con fines cognitivos e informativos.

<

inglésárabeChino simplificado)croatadanésholandésfinlandeseFrancésAlemángriegohindiitalianogiapponeseCoreanonoruegopolaccoal portuguésrumanorussoespañol ysuecofilipinojudíoindonesioeslovacoucranioVietnamitaHúngarotailandésTurcopersa