Jared y Jerusha Hess hablan sobre la realización del cortometraje nominado por Humanitas “Ninety-Five Senses”

Jared y Jerusha Hess hablan sobre la realización del cortometraje nominado por Humanitas “Ninety-Five Senses”



Los amantes del cine seguramente estarán familiarizados con el dinámico dúo de directores Jared y Jerusha Hess, famosos por sus divertidas comedias de acción real como Napoleon's Dynamite y Nacho Libre. Sin embargo, este año el dúo sorprendió a todos con su nuevo corto animado titulado “Ninety-Five Senses”, que rinde homenaje a los cinco sentidos de un preso condenado a muerte con tiempo limitado para vivir la vida al máximo. Tuvimos el privilegio de entrevistar a los Hess sobre este extraordinario proyecto de animación, que ya está siendo considerado como posible candidato a los Oscar de animación.

Jared y Jerusha Hess nos dijeron que “Noventa y cinco sentidos” es un retrato de la vida de un hombre cuyo tiempo se acabó. El cortometraje comienza con una serie de recuerdos sensoriales a través de los cinco sentidos, pero luego da un giro inesperado. Todo el proyecto nació de una competencia en colaboración con MAST, un programa sin fines de lucro de Salt Lake Film Society que apoya a animadores emergentes. Después de seleccionar seis animadores para el proyecto, los Hess contrataron a los guionistas Chris Bowman y Hubbel Palmer para crear un guión que resaltara las diferentes visiones de los artistas.

El cortometraje, señalan, fue concebido desde un principio para ser animado. Era el tipo de historia que sólo podía contarse a través de la animación, requiriendo una variedad de estilos diferentes para transmitir las emociones del protagonista. El proceso de creación duró alrededor de tres años e involucró a unas 35 personas, entre productores, ingenieros de sonido y animadores. La animación fue producida de forma remota, involucrando a talentosos artistas de diferentes partes del mundo, como Brasil, Reino Unido, Rusia, México y Estados Unidos.

Trabajar con este grupo de animadores internacionales, comenta Hess, fue una experiencia estimulante. Son artistas increíblemente talentosos y dedicados, y su trabajo ha recibido mucho reconocimiento en festivales. La colaboración con Tim Blake Nelson como voz del personaje principal, Coy, contribuyó significativamente al éxito del cortometraje.

A pesar de los desafíos logísticos y creativos encontrados durante la producción, “Ninety Five Senses” logró un éxito inesperado en festivales internacionales, recibiendo una respuesta emotiva y entusiasta del público. La noticia de ser considerada para los premios Oscar animados fue una sorpresa para todos, considerando que el proyecto fue financiado por una pequeña organización sin fines de lucro que depende de donaciones y voluntarios locales.

En conclusión, los Hess señalan que el cortometraje fue una oportunidad increíble para mostrar el talento de los animadores emergentes y que están tremendamente orgullosos del resultado final.



fuente: https://www.animationmagazine.net

Deja un comentario